Amistosos Internacionaless
Las Leonas y un empate con sabor a poco
No mostraron su mejor versión y empataron frente a Nueva Zelanda en el segundo amistoso de la serie que se desarrolla en el Estadio Mundialista. Fue 1 a 1 y la defensora Barrionuevo anotó el tanto albiceleste de penal.

Las Leonas y Nueva Zelanda quedaron a mano en el segundo amistoso de la serie de cinco encuentros que tiene lugar en Rosario. Y a pesar de que los 1500 espectadores que coparon la tribuna del Mundialista se quedaron con ganas de más, el resultado fue justo. El equipo de Garraffo se puso en ventaja a los 9’ con un penal de Noel Barrionuevo, y para las Black Sticks empató Michelsen, una de sus joyitas, a los 32’.

Fue un partido chato, por momentos sin emociones de gol. Tal es así que el primer aplauso cerrado del estadio llegó a los 13’ del segundo tiempo, cuando la arquera rosarina Laura Del Colle le ahogó otro festejó de gol a Punt y de contra Delfina Merino sorprendió tomando la bocha con claridad por la izquierda para darle un pase cruzado y certero al palo de Giselle Juárez, que no pudo conectar con la red. A pesar de eso, la delantera de Monte Hermoso fue de lo mejor en el equipo. También Merino, que de a poco se va reencontrando con su capacidad de desequilibrio. Y Rebecchi, como de costumbre, hizo de las suyas siempre para generar chances de gol. Del Colle no fue exigida en demasía, pero respondió con una atajada espectacular abajo con su palo izquierdo en la única ejecución de fijo que tuvo Nueva Zelanda cuando se escurría el primer tiempo.

Las Leonas sí tuvieron sus chances de corto: cinco, pero lejos estuvieron de conseguir la efectividad del pasado sábado, cuando marcaron tres goles sobre cuatro chances. Entre Rebecchi y Barrionuevo se repartieron las ejecuciones. Ayer, además, no hubo figuras rutilantes ni de un lado ni del otro y eso quizás tenga un correlato con esa filosofía que pregona Garraffo desde que llegó al equipo: que funcione el sistema por sobre las individualidades. Y ayer el sistema no se aceitó, pero también es lógico porque recién jugaron dos partidos bajo su conducción. Pero Argentina tampoco se desesperó por encontrar la salvación en sus individualidades. No es casualidad que, aunque suene raro, la bocha no haya pasado siempre por Lucha Aymar (aunque lució un poco apagada) y sí por otras que también pueden conducir si es que ese sistema las contiene y les da confianza.

Las Leonas, ganadoras de pura cepa, no se fueron conformes con el empate, pero este partido les permitirá pensar mucho más de cara al futuro. Incluso más de lo que pudo significar el del sábado, que se resumió en una goleada por efectividad en el área contraria.

Las neocelandesas tampoco estuvieron en su mejor nivel, pero se entiende y se explica si se tiene en cuenta que pagaron muy caro lo hecho en el primer partido, cuando salieron a “comerse” a Las Leonas y a los 15’ ya habían quemado casi todas sus naves.

Fuente: LaCapital.com.ar
  

 

 

 

 

 

 

Vides Almonacid Funes Diseño